jueves, 16 de febrero de 2017

#RESEÑA - APRENDIZ DE GUARDIÁN de John Flanagan

Título: APRENDIZ DE GUARDIÁN
Autor: JOHN FLANAGAN
Editorial: HIDRA
Páginas: 308
Traducción: Guiomar Manso de Zúñiga






La editorial Hidra ha reeditado la obra de John Flanagan con vistas a la posible película que lleva rondando los despachos de Hollywood varios años. No es una saga desconocida, aunque en nuestro país goza de poco éxito ha vendido más de 8 millones de ejemplares en todo el mundo. El título con el salió originalmente –a mi juicio más acertado— fue Las Ruinas de Gorlan, ahora convertido en subtítulo, dentro de la Saga de Montaraces. Quizá por la inevitable conexión con el universo de El Señor de los Anillos, no lo sé, el caso es que el cambio de título no le ha sentado nada bien. 

Acabé mi 2016 con esta novela y automáticamente entró en mi top de peores lecturas del año. Recuerdo terminarlo y ponerme a reseñarlo con el cuchillo entre los dientes, sin embargo decidí esperar y dejarlo reposar un poco. El tiempo me ha dado la razón y aunque no lo sacaría del top de peores lecturas, sí es verdad que ha cambiado mi opinión sobre él. ¿Por qué? Sencillo, básicamente porque creo que no es culpa del libro sino mía. Escogí mal. No es un libro enfocado al público del que formo parte. Es una novela juvenil en el sentido más clásico de la palabra, primariamente juvenil me atrevería decir. 

Portada de la primera edición


La historia no puede ser más simple. Joven huérfano, acosado por sus compañeros y por la gente, incapaz de destacar en lo que le gusta pero con una habilidad oculta que hace que llame la atención de un hombre misterioso y molón. Todo bajo la atenta mirada de un adulto poderoso y bondadoso que será su benefactor. Tenemos viaje del héroe, tenemos bulling, tenemos un malo malísimo en la sombra, un poco de magia y un final con pajaritos revoloteando mientras llevan un cartel de final feliz. 

La figura del Guardián (montaraz) es la arquetípica del hombre huraño que vive apartado y es temido y respetado a partes iguales. El típico que va con un arco y la capucha siempre puesta, que habla poco y va envuelto en un aura de misterio. ¿Hay alguien que no se haya imaginado a un tipo así alguna vez? Pues ese es el maestro de nuestro protagonista, Will (nombre jamás usado en una novela), y al que le enseñará con sus particulares métodos, a montar en pony, porque los caballos se cansan rápido al parecer, a seguir rastros y camuflarse o disparar con el arco. Clases para ser un tipo molón, vamos.

Ahora bien, Flanagan no es mal escritor. Lleva muy bien el tiempo de la novela, cumple con creces en la creación de un mundo medieval y lleva con mucho tino la madurez de su protagonista. Es cierto que su argumento es sencillo, pero es que lo tiene que ser, es lo que busca. Una trama juvenil para presentar una saga con visos a complicarla a medida que los protagonistas crezcan (salvando las distancias, es un planteamiento tipo Harry Potter, pero en un mundo más simple). Flanagan también sabe darle más fuerza a su pluma, lo demuestra en el prólogo, donde sin verse lastrado por la voz narrativa de un niño puede desplegar un toque más oscuro y entusiasta. Por eso creo que si sigue ese camino, el resto de la saga sí sería merecedora del éxito cosechado. Fallo mío, ni era una novela para mí ni mucho menos para mis requisitos mínimos en cuanto a fantasía. 

Tipo molón, digo Montaraz, digo Guardián


Es entretenida y cumple su función, pero no esperéis ni un pie fuera del tópico. La mayor muestra de que es una novela de marcadísimo toque juvenil, casi a medio camino entre los últimos retazos de los infantil y las primeras lecturas juveniles, es el modo en el que los protagonistas, todos chicos jóvenes, actúan ante los adultos. Las figuras de autoridad –todos hombres, para variar…— no son cuestionadas nunca más allá de los típicos berrinches infantiles, y acaban llevando la razón, cosa que los protagonistas reconocen después de llevarse la correspondiente lección dramática. Chicos, no corráis riesgos, si os pasa algo, acudid a un adulto. 

No voy a extenderme mucho más. Aprendiz de guardián es una novela para generar gusto por la lectura en los más jóvenes, pero que se queda muy corta si se espera algo más de ella. Quizá el resto de la saga, hasta once libros, ahonde más en sus tramas y personajes, no lo sé y no seré yo quien lo descubra. 

PD: Montaraz siempre ganará a Guardián. Siempre. 




 

2 comentarios:

  1. Pues me parece muy acertado que no salieses cuchillo en mano y dieras tiempo antes de hacer la reseña, yo no la he leído y sabiendo que son once pues menos ganas tengo de verdad, pero muchas veces veo críticas a libros por no ser lo que la gente espera, cuando claramente no son el publico objetivo, soy la primera que defiende una reseña negativa si esta bien argumentada, por eso tiene merito que reconozcas que no era el libro para ti. Ya veremos la película ; )
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me atrae cero patatero desde la portada, veo que no me fallo el instinto XD

    ResponderEliminar

Un comentario siempre es bienvenido, positivo o negativo, pero siempre desde el respeto.

RECUERDA ACTIVAR LA CASILLA DE "AVISARME" AL COMENTAR PARA RECIBIR LA NOTIFICACIÓN CUANDO TE RESPONDAMOS.