RESEÑA - TIERRAS ROJAS, J. ABERCROMBIE



Llegué a Tierras Rojas de Joe Abercrombie con ganas de retomar su faceta más oscura después de acabar la trilogía del Mar Quebrado (puedes leer la reseña de MediaGuerra aquí) sin embargo y pese a que no se puede negar el término dark a Tierras Rojas, la impresión final se acerca más a la decepción que al éxito.




Abrecrombie vuelve a darnos unos personajes memorables con un pasado tan oscuro como su presente y perspectivas vitales muy alejadas del éxito o la brillantez, esa es una de sus señas de identidad y la maneja a las mil maravillas, además de incluir personajes de otras novelas como el mercenario Nicomo Cosca, un veterano de las novelas del mundo de La Primera Ley, de hecho, se hace mención a varios acontecimientos de su primera trilogía y a sucesos de La Mejor Venganza. Teniendo todo esto en cuenta, ¿por qué digo entonces que me ha decepcionado? Bien, la respuesta sencilla sería que es un libro demasiado largo para lo poco que cuenta, pero hay mucho más.

En Tierras Rojas conocemos a Shy, una chica dura, hecha a sí misma y para variar, con un pasado del que huir. Cuando regresa a su hogar lo encuentra quemado y descubre que sus dos hermanos han sido raptados, en ese momento empieza una loca persecución por las tierras desérticas e inexploradas en busca de sus hermanos, uniéndose a una caravana repleta de nuevos personajes y conociendo a otros tan pintorescos como la Compañía Militar de Nicomo Cosca. Como veis, el planteamiento es más bien simple y de hecho es un fallo con lo acostumbrado que nos tiene Abercrombie a historias más grandes. La trama no da más de sí y los personajes se resienten. A las pocas páginas de iniciarse la persecución, las escenas se vuelven repetitivas y solo la inclusión de la caravana aporta algo de variación al tedioso traqueteo por las tierras lejanas plagadas de indios – digo Fantasmas – que quieren cortarles las orejas a todos los que entran en su territorio.

Seguro que la ambientación os suena. Abercrombie ha escrito un western al más puro estilo Hollywood pero mezclado con fantasía. Las tierras lejanas hacen las veces de lejano oeste y los fantasmas que viven allí son el equivalente a los indios. Incluso se menciona que la gente se ha vuelto loca en busca de oro como ocurrió con la famosa fiebre del oro; no me quejo de la ambientación, me gusta, es original y atrae, el problema es el desarrollo. Abercrombie cae en la excesiva repetición, se pierde en escenas costumbristas de la vida en la caravana y somete a un tedio excesivo cada momento de la persecución, tanto es así que por momentos llegué a olvidar que había que rescatar a unos niños.
La crudeza de la que hace gala la novela es la típica en Abercrombie y en eso nadie es mejor que él, las escenas de Nicomo son deprimentes a la par que reales y la aparición de su abogado, Temple, que acaba convirtiéndose en pareja protagonista, aporta un poco de cambio al sopor de la caravana pero sin llegar a solucionarlo. Ni siquiera las escenas de acción logran mejorarlo. 
Shy y un "amigo"


Sin embargo hay algo que te hace seguir, y es el personaje de Lamb, cuya identidas es un secreto a voces. En cuanto descubres quién es – solo lo sabrás si has leído La Primera Ley – empiezas a desear que haga de las suyas de una vez, pero como todo, Abercrombie te hace esperar. No será hasta las últimas 200 páginas cuando la historia alcanza un ritmo narrativo adecuado y el libro te genera esa inquietud de qué demonios va a ocurrir con los niños y todos los implicados. En ese momento Abercrombie se maneja con una maravillosa soltura y las escenas se suceden mezclando finales de subtramas y apoteosis en algunos encuentros de personajes dispersos.

No es una mala novela, ni mucho menos, pero peca de una excesiva duración, sinceramente creo que quitándole 300 páginas de costumbrismo y de perderse en personajes que no interesan, hubiese salido más redonda y atractiva. Conocemos la premisa del principio y eso hace que pasada la sorpresa, el ritmo sea lento y soporífero. El final, como siempre, tiene ese toque amargo de Abercrombie, con un tono deprimente alejado de cualquier idealización y demostrando una vez más por qué es el rey actual del grimdark.

No quiero terminar sin mencionar la edición de Alianza Editorial, muy cuidado pero con algunos fallos que no se pueden pasar por alto; es inconcebible que un libro de semejante autor y de una editorial de categoría cometa el error de no pulir el estilo. Desconozco si es tema del traductor – que por lo demás hace un buen trabajo salvo por el uso excesivo de las notas a pie de página – o del corrector de estilo, pero hay al menos tres largos momentos en los que sin venir a cuento, el tiempo del libro cambia a un presente que chirría y no tiene sentido alguno, además de sacarte de la historia resulta molesto y un fallo muy grave. 

En definitivo, una obra de excesiva duración que hace que pierdas el hilo durante demasiado tiempo, pero que cuando le da por recuperarlo te atrapa y no te suelta. No es su mejor novela, y a falta de leer Los Héroes, me atrevería a decir que es la peor del universo de La Primera Ley, pero si te gustan las historias del oeste, las largas aventuras en caravana y el tono tranquilo y pausado del costumbrismo, la disfrutarás sin ninguna duda. 



-Caótico




Comentarios

  1. ¡Hola!

    No conocía a este autor, pero acabo de leer una reseña sobre su trilogía Mar Quebrado y WOW. La verdad es que esa trilogía tiene muy buena pinta. Este libro que has reseñado lo dejaré pasar, no me llama demasiado la temática y si encima es muy largo y atrapa poco... bueno. No creo que sea mi estilo.

    Gracias por la reseña, ¡un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un estilo diferente al Mar Quebrado que el propio Abercrombie cataogó de más juvenil, así que no es el mejor lugar donde comenzar a leerle. Te remomiendo el Mar Quebrado para eso ^^ POr cierto, reseñamos hace poco su última parte por si quieres echarle un ojo :)
      GRacias por pasarte
      Un saludo ^^Nos leemos

      Eliminar
  2. Aún tengo que terminar La primera ley (sólo he leído el primero) así que paso un poquito de puntillas por tu reseña. Que pena que no te haya convencido, a veces las altas expectativas nos juegan malas pasadas.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, no metemos ningún spoiler, puedes leer tranquila jajaja la Primera Ley es un trilogía fantástica, espero que la termines a ver qué te parece.
      Totalmente de acuerdo, cuantas más ganas al final menos lo disfrutas casi.
      Un saludo ^^
      Nos leemos

      Eliminar
  3. Hola :) Es una de mis pendientes todavía de mr Abercrombie, esta y Los héroes me quedan de momento, espero darles caña antes de el Celsius (fijo que si), pero realmente me apetece volver a leer La primera ley XD Es una pena que se pierda en tanto costumbrismo, y más pena, los fallos de la editorial en la traducción con una obra como esta y de uno de sus buques insignia. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo que a falta de Los Héroes (de la que he oído maravillas) esta obra me cojea un poco en el nivel de Abercrombie, quizá iba con demasiadas expectativas o esperaba otra cosa, no lo sé.
      Lo de la editorial la verdad es que me molestó, no voy a mentir, son fallos gordos. Ya me dirás cuando lo leas si tu edición los mantiene.
      Un placer, como siempre.
      Un abrazo ^^
      Nos leemos

      Y nos vemos en el Celsius!

      Eliminar
  4. Hola Caótico, entiendo tu reseña, pero es que los westerns son westerns, es decir, transcurren sin demasiado ritmo hasta su desenlace (Sin Perdón u Open Range son dos claros ejemplos). Cierto, puede que el viaje en caravana se te haga pesado y te aburras del paisaje árido, pero... yo disfruto con el lenguaje de Abercrombie, con su rudeza, su contundencia narrativa y valió la pena el traqueteo del carromato para alcanzar esos capítulos finales en los que se desencadena el infierno.

    No sé si has leído "Los Héroes", si no es así... un consejo: ya tardas!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sí, el ritmo de un western es más lento y no tengo problema con eso, adoro a Abercrombie y su manejo de tiempos, pero creo que en Tierras Rojas se excede demasiado porque se llega a perder el objetivo final, por eso digo que con 200 páginas menos la novela funcionaría mejor.
      Totalmente de acuerdo en que por el final mereció la pena :) LOs Heróes como digo, es la única que me falta de Abercrombie y estoy deseando echarle el guante
      Un placer tenerte por aquí ^^
      Nos leemos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Un comentario siempre es bienvenido, positivo o negativo, pero siempre desde el respeto.

RECUERDA ACTIVAR LA CASILLA DE "AVISARME" AL COMENTAR PARA RECIBIR LA NOTIFICACIÓN CUANDO TE RESPONDAMOS.